East of West, una épica apocalíptica con muchos misterios

Por Pablo Vester - 15 julio, 2016

Uno de los proyectos en Image Comics creado por el más exitoso guionista de Marvel de los últimos tiempos.

Me animaría a decir que Jonathan Hickman (Avengers, Fantastic Four, God is Dead) es EL autor de la última década. Prolífero como pocos, desde un principio en Marvel buscó hacernos rascar la cabeza, pensar y repensar en cada uno de sus guiones. En esta oportunidad, les traigo otra aventura llena de enriendos y ambiciosas trama: East of West. Mientras mantenía su éxito en una de las editoriales más importantes, se embarcó en crear historias con personajes y mundos de su propia autoría. Así, Hickman podría dar rienda suelta a su imaginación sin las restricciones que representa una propiedad perteneciente a una corporación – con todas las ventajas y desventajas que ellos conlleva.

East-of-West-The-Accords

Publicada en el año 2013 por Image Comics, East of West es la historia sobre los cuatro jinetes del Apocalipsis. Ubicado en un Estados Unidos del futuro, western sci-fi cuasi steampunk, Muerte es el hombre más buscado de las Sietes Naciones Unidas (lo que nosotros conocemos como Estados Unidos). En el 1800, un sorpresivo meteorito unió a las divididas personas tan separadas por las guerras civiles. Pero con ese evento, también llegó “El Mensaje”, una especie de Biblia o Evangelio, que profetizaba de manera poética el final de los tiempos, el rol de los Jinetes y los “Elegidos”: los humanos elegidos para llevar a cabo el final de los tiempos. Guerra, Hambre y Peste están de acuerdo en lograrlo pero es Muerte quién se les escapa. Los Elegidos también tienen sus propios intereses y las naciones tienen sus diferencias, que chocan con los deseos de los tres Jinetes y la propia Muerte. Es este último el núcleo de la tormenta y todo a su alrededor se moverá a su ritmo. Un desastre de proporciones bíblicas se va a desatar y todos van a cumplir un papel, nadie está a salvo y el más fuerte sobrevivirá.

tumblr_mkju2p65Z21s5k9amo1_500

Jonathan Hickman trama una épica gigantesca, enorme e increíble. Ante tal panorama, uno creería que este tipo está loco, es algo demasiado arriesgado arrancar con todo un desperpento mundial. Pero es Hickman, él se puede dar ese lujo. ¿Le sale bien? Algo así. El problema con un autor tan reconocido es que la vara está altísima, y cada trabajo tiene que superar al anterior. East of West es, como dije, muy ambiciosa y por momentos se lleva por delante una introducción de personajes más lenta y accesible. Se nota en todo momento que la narrativa de Hickman te seduce, te cautiva, te dan ganas de quedarte pegado y que te cuenten mucho más. La edición ayuda mucho también, al menos en el trade paperback (tomo recopilatorio): tiene cortes donde va una cita casi poema sobre lo que se va a venir en el comic, muy corto y preciso a la vez. La desventaja máxima que saqué de la lectura es que Hickman te atiborra con nombres nuevos, conceptos e ideas desde el primer número y eso ya te dificulta para poder seguir la trama. Interesantísima historia, pero demasiado grandiosa desde el panel 1. En mi opinión, la joya de East of West está en el dibujante Nick Dragotta (Fantastic Four, X-Men: First Class), los excelsos colores de Frank Martin Jr. (Age of Ultron, Miracleman -2014)  y la brillante labor del letrista Rus Wooton (Low, Fear Agent). El magistral uso de las onomatopeyas como viñetas de parte de Wooton es simplemente hermoso. No interrumpe ni molesta, enaltece la historia a un nuevo nivel. Los colores medio atardecer, en gamas de naranja como si el sol pegara fuerte es una gran habilidad de Martin. Dragotta la descoce con las expresiones y el dinamismo bien puesto, con líneas marcadas en los momentos cruciales y las brillantes reveladoras viñetas de una hoja. Los tres dan lo mejor de su laburo y eso se nota. ¡Y se agradece un montón!860d6909782641382cb619a401a3f5b3

East of West, a pesar de ser un comic de sci-fi, un western, una historia de guerra y violencia es, sobre todas las cosas una historia de amor y poder. Hickman lo esconde muy bien pero entre sus palabras poéticas, sus aelgorías y uso de los nombres de los personajes como metáforas (ej. “Todos le temen a la Muerte), el corazón de la historia narra la cruzada de los hombres motivados por dos grandes fuerzas y cómo ellas colisionan entre sí. Es impresionante lo que una persona puede lograr por poder pero es aún más impresionante lo que una persona logra por amor. Este comic tiene sus fallas, pero con el aparato artístico y la atractiva historia logra que te quedes pegado a cada página.

Por Pablo Vester

Y además!

La portada de la semana

Ópera espacial progresista, otra manera de llamar a Saga.