Destiny: crónica de una experiencia diferente

Por Sebastian Cigarreta - 22 agosto, 2016

El juego se anunció en la E3 2013 en medio de un mar de incertidumbre, polémicas y ostentando un contrato de 10 años que vinculaba la colaboración entre la desarrolladora Bungie (Halo) y Activision en rol de publisher. Navegó entre críticas su período de beta, su lanzamiento con problemas de servidores y la constante necesidad de nuevo contenido del público. Sin embargo a dos años de su lanzamiento sigue siendo uno de los títulos online mas exitosos y jugados de esta generación.

Destiny 2

Destiny es uno de los juegos que definió la transición entre la generación de consolas que pasó y la actual. Empezó siendo un anuncio polémico, tanto por las vinculaciones de Sony con Bungie, conocida por la saga Halo exclusiva Microsoft, como por los contenidos exclusivos por un año completo para Playstation. Y luego le siguió una oleada de expectativas incumplibles, en parte debido a la poca información certera disponible y también porque nunca antes se había visto un juego parecido: un shooter en primera persona que mezcla elementos de MMORPG, conectando a todos los jugadores en una vía láctea devastada.

El juego requería de una conexión constante y obligatoria a internet, aún para jugar a los elementos de la campaña, y nos tenía a todos desconcertados, tanto a los jugadores como a los periodistas del medio. Activision no quiso entregar versiones de prensa por anticipado, todos pensamos que era para evitar las críticas negativas de un juego a medio terminar, pero en realidad era difícil entender que Destiny es un juego que depende de su mundo online, lleno de jugadores y de la comunidad que se crearía en las primeras semanas de juego. ¿Cómo podríamos criticar y experimentar un mundo vivo y dependiente de las interacciones entre jugadores cuando sólo la prensa tenía acceso?

En medio de las polémicas se lanzó el juego, entre constantes ajustes a los servidores, que colapsaban debido a la grandiosa cantidad de jugadores conectados a la vez. Además con el pasar del tiempo aprenderíamos que el “verdadero Destiny” comenzaba una vez finalizada la campaña, la cual contaba con un espectacular y detallado trasfondo que no era parte del juego mismo, sino que nos era dado a cuentagotas en forma de tarjetas en la web oficial del juego. Una polémica tras otra.

Destiny 3

Sin embargo la pulida jugabilidad y la novedosa interacción entre guardianes imperó y la comunidad de jugadores fue creciendo de manera exponencial. Las actividades que se habilitaban en el “endgame”, como los playlists de strikes en equipos, las competencias de PvP en el Crucible, las misiones semanales y diarias con recompensas especiales y finalmente los Raids en equipos de 6 guardianes enamoraron a una generación de jugadores que aceptó las condiciones de juego y abrazó a Destiny, algunos incondicionalmente.

En mi experiencia, Destiny es uno de esos juegos que me tienen enamorado. Es una relación complicada en la que pasamos grandes momentos juntos para luego saturarnos y dejarnos de ver por unos meses. Incluso se puede decir que tuvimos un inicio tortuoso. Durante la ventana de lanzamiento todos mis amigos estaban emocionados jugando y compartiendo fotos de la nueva creación de Bungie en Playstation 4 mientras yo jugaba Diablo 3 en Playstation 3 y los miraba con recelo. En ese entonces pensaba: “¿Qué tiene de interesante un juego que ENCIMA me pide estar online todo el tiempo?”

Pasaron las semanas, los gameplays, las charlas y los discursos de “Destiny-es-lo-mejor-que-me-pasó-en-la-vida” y un mes después finalmente lo compré para PS3 aprovechando que hasta fin de 2014 era cross-buy con PS4, consola que inevitablemente iba a tener algún día. Así fue como me introduje en el universo de Destiny. Me fui familiarizando con la terminología del juego, con los diferentes tipos de misiones, a conectarme todos los días para hacer la misión diaria (que siempre da recompensas particulares la primera vez que la hacés), a juntarme con amigos para hacer el Heroic Strike semanal y a intentar hacer el Nightfall Strike, que a cambio de una dificultad muy elevada prometía grandes recompensas.


Destiny 4
Al poco tiempo ya conocía a cada vendedor por su nombre y me despertaba los viernes una hora antes de lo acostumbrado para ver qué items había traído Xur (un contrabandista que sólo vende su mercancía a cambio de monedas raras y difíciles de obtener) y de esta manera hacer la diferencia en las misiones.

El entusiasmo duró varios meses hasta que de a poco fui perdiendo el interés y lo terminé desinstalando. Otros juegos fueron reclamando mi atención y Destiny pasó a ser una inagotable fuente de buenos recuerdos… Pero a comienzos de 2015, compré una Playstation 4 y me volvió a surgir esa necesidad de dar una vuelta por la luna y patrullar limpiando las zonas de la escoria Fallen y Hive. Compré el season pass y comprobé la evolución de mi querido juego.

Destiny 5

Ese es el secreto de Destiny, una constante evolución alimentada por el feedback de los usuarios en los foros y redes sociales oficiales. Bungie mejoró y balanceo innumerables veces el sistema de looteo y de evolución del equipamiento. Agregó nuevas misiones, raids, strikes extendió la línea argumental. Algunas armas exóticas se conseguían a través de largas y complejas misiones complicadas inclusive de iniciar, otras mediante victorias en eventos especiales de PvP en el Crucible (Iron Banner, Challenge of Osiris) y las restantes se compraban en la visita semanal de Xur.

Hoy en día me encuentro jugándolo una vez más. Es cuestión de encontrar los compañeros adecuados para sentirse una vez más parte de un “Fireteam”. Hypeados por la llegada del nuevo (y último) DLC “Rise of Iron” el próximo 20 de septiembre, nos juntamos noche de por medio a hacer corridas a la arena conocida como Prison of Elders o a jugar raids en dificultades altas con la esperanza de conseguir mejor equipamiento y para ayudar a los que aún no las habíamos podido jugar.

Destiny 6

Rise of Iron marca el cierre del ciclo de vida de Destiny pero no significa que el mundo que conocemos y disfrutamos vaya a morir pronto. Luego del lanzamiento Bungie se dedicará a trabajar en Destiny 2, a la vez que mantiene y actualiza la experiencia de juego actual. Durante los próximos meses todos podremos disfrutar de la mejor versión de Destiny. La que tiene el trabajo acumulado de estos últimos dos años y, sin lugar a dudas, uno de los mejores juegos que jugué en la generación pasada y lo que va de esta generación. Ya está disponible el pack que ofrece TODO el contenido que salió hasta el momento incluyendo el próximo Rise of Iron y créanme cuando les digo que es el mejor momento para entrar a este genial universo. La comunidad les dará la bienvenida y los acompañará a través de todas las aventuras. Si les gustan los FPS y las experiencias inmersivas no lo duden, Destiny es algo que necesitan experimentar, mientras antes mucho mejor.

Por Sebastian Cigarreta

Sebastian Cigarreta
Soy periodista, gamer obsesivo y apasionado de los juegos de 8 y 16 bits. Redactor en El Lado G y columnista exclusivo de GamePod. Estudié periodismo general en TEA y DeporTEA y soy Amante de Street Fighter y Rockman desde hace mas de 25 años. Me gustan todos los géneros pero por lo general siempre tengo un buen RPG, un platformer o un FPS a mano para liberar tensiones.

Y además!

[Análisis] Hatsune Miku: Project DIVA Future Tone

Luego de unos meses, vuelve a PlayStation 4 con un nuevo juego el vocaloide que ...

  • Nicolas Herrera

    Dale que hoy bajamos a ese murcielago deforme :P

    • Sebastian Cigarreta

      Si sobrevivo al dia de hoy SIN DUDAS que lo matamos! Batman hay uno solo!