MONSTRESS: Magia, Guerra y Esclavitud en un matriarcado steampunk

Por Germán Perrotta - 23 agosto, 2016

Los demonios personales y ajenos dan lugar a una de las mejores obras publicadas por Image Comics en la actualidad.

El comic creado por la guionista Marjorie Liu (X-23, Black Widow, Dark Wolverine) y la artista Sana Takeda (X-23, Soulfire: Shadow Magic, Drain) se desarrolla en un mundo alternativo dominado por la magia, el misticismo y lleno de criaturas que parecen salidas de la saga de Final Fantasy. Esto no quiere decir que todo lo que sucede es brillante y alegre como se podría suponer. Sólo con ver a Maika, la protagonista de la historia en la primera página, queda clarísimo que la intención es todo lo contrario.

1

A principios del 1900, existe un continente asiático dividido por la guerra entre dos matriarcados: uno compuesto por “The Arcanics” una raza mágica e inmortal de criaturas antropomórficas y  la “Federation of Men” comandada por una secta religiosa de monjas/brujas conocida como “Cumaea”. Esta sociedad utiliza a los arcanicos de distintas formas: los más afortunados son usados como sirvientes y los menos afortunados son asesinados para que las brujas realicen su magia negra y así mantenerse en el poder. Estas facciones se encuentran en una especie de armisticio luego de un incidente catastrófico sucedido durante el conflicto, vinculado a Maika.

Su apariencia humana la ayuda a pasar desapercibida ante la gran mayoría de las personas, pero elige hacerse pasar como una esclava para ser comprada por la Cumaea, obtener información acerca del asesinato de su madre y vengarse de los responsables de su muerte. Tiene una conexión psíquica con un monstruo poseedor de un tremendo poder responsable de ese evento fatal que puso un fin momentáneo al conflicto entre los matriarcados. No esperen encontrarse con la típica heroína dispuesta a ayudar a todo el mundo porque esto no sucede, en parte por su enlace con la criatura que quiere salir sumado a los traumas que sufrió durante la guerra.

5

Está acompañada por dos personajes; Kippa, una chica con mezcla de zorro y Master Ren, un gato parlante con dos colas. Ellos son mucho menos oscuros y tienen una personalidad más humorística que sirve para balancear el carácter y el temperamento de Maika.

A diferencia de la industria comiquera donde los personajes femeninos usualmente sirven y son utilizados como instrumentos para poner en marcha relatos de protagonistas masculinos – “The Killing Joke” quizás sea el ejemplo más popular –  las autoras hacen que sea una historia en la que las mujeres son las abusadoras, las víctimas, las esclavas, las dueñas, las buenas y las malas. Los gobiernos matriarcales no son utópicos como sucede con Themyscira en Wonder Woman. Acá dejan en claro que no existen porque las mujeres también son perpetradoras de las injusticias que sufren. El comic explora varios temas como la desigualdad, la discriminación,  el totalitarismo, los horrores de la guerra así como los vínculos familiares y de amistad, siempre desde el punto de vista femenino. Es algo totalmente refrescante, sobre todo para este medio que estuvo dominado por los hombres históricamente.

3

Para que estos temas funcionen, el arte de Takeda es fundamental. Desde el inicio del comic donde Maika está en una subasta marcada como una esclava ante un grupo de aristócratas, queda en evidencia la habilidad para trasladar las emociones de los personajes a la página. En este continente asiático en el que la magia y las criaturas fantásticas son algo común, la arquitectura con toques steampunk y los diferentes vestuarios tienen un nivel de detallismo increíbles. La paleta de colores de distintos dorados, azules y púrpuras son los predominantes. Consigue que lo bueno sea brillante y hermoso pero al mismo tiempo que lo espantoso sea mucho más horroroso para el lector. La mezcla de estilos utilizados por el manga y el comic occidental logra un resultado excelente, de lo mejor que se puede encontrar en la actualidad.

Al crear un mundo desde cero, algunas veces la cantidad de datos y hechos pueden llegar a ser abrumadores durante ciertos momentos que parecieran no dejar que la historia avance, pero al mismo tiempo hacen que el comic tenga un alto grado de relectura para no perderse de ningún detalle, algo que se aprecia en la actualidad dónde muchas historietas parecen sacadas con fritas.

Monstress es una obra recomendada para quienes disfrutan de los mundos fantásticos e increíbles así como para aquellos que les copa el funcionamiento de la rosca política, social y económica dentro de una sociedad.

Por Germán Perrotta

Y además!

La portada de la semana

Monstruos y gángsters de 1930 para celebrar Halloween.