DC Bajo La Lupa: Lois Lane

Por Javier Califano - 31 marzo, 2017

Marzo es el mes en que se conmemora internacionalmente  la lucha de la mujer, de modo que desde #DCBajoLaLupa propongo una celebración a la mujer emprendedora, luchadora y trabajadora.

Si bien DC Comics posee una larga tradición de heroínas que podían ser convocadas para dicha celebración, me permito traer a una exponente que resulte un reflejo de  los muchos aportes de las mujeres sociedad: la periodista más destacada del Daily Planet, la mismísima LOIS LANE.

Si Superman fundamentó el arquetipo del superhéroe clásico, Lois Lane supo ir contra la corriente del tándem de damiselas en apuros. La periodista creada por Jerry Siegel y Joe Shuster en las páginas de Action Comics #1 (1938) representa uno de los personajes de cómic femeninos más conocidos y populares alrededor del mundo.

El brío y la fuerte voluntad de la periodista de espíritu autónomo –para fines de la década del treinta- resultaba toda una osadía para la sociedad americana de entonces. Si bien las viñetas contaban con referentes de mujeres aventureras en el espacio, los mares, el lejano oriente y la selva;  la periodista del Daily Planet desafiaba a una sociedad patriarcal instaurada en la urbe de Metropolis como su campo de batalla y terreno fértil para la aventura.

Como la periodista estrella del diario más importante de Metropolis, Lois Lane hizo de su oficio el  vértigo de correr tras rutilantes y reveladoras historias, incluso haciendo de su colega Clark Kent una suerte de asistente. Pero al instante en que Superman se diese a conocer al mundo,  Lois subiría la apuesta: se convertiría en una suerte de corresponsal de guerra y cronista de los más asombrosos acontecimientos en las fantásticas contiendas de Superman y un variopinto catálogo de excéntricos villanos locales y de otras dimensiones.

De modo que no pasó mucho tiempo hasta que Lois Lane  ganó  el derecho de protagonizar sus propias historias mediante las tiras dominicales Lois Lane, Girl Reporter de 1943. Las breves historias resultaron un inmediato suceso que le valió la oportunidad de sumar viñetas y páginas como copia de seguridad o relato de apoyo en Superman #28 de Mayo de 1944, un relato de Don Cameron y arte de Ed Dobrotka que abordaba el oficio aventurero de Lois Lane y el joven fotógrafo Jimmy Olsen. En aquellos primeros globos de texto, Lois mencionaba “Después de todo Jimmy, yo tengo mis propias historias que contar”, toda una declaración de principios.

Era moneda corriente que en estas aventuras Lois definiese a Clark Kent como “Boy reporter” y se enfadara con Superman por intervenir en sus investigaciones. La dinámica de la publicación se permitía equilibrar los tiempos para la aventura, el misterio y tramas del crimen organizado, en contraposición a sarcásticos y ocurrentes cuadros de situación que ponían en ridículo al mismísimo hombre de acero.

Lois Lane sentaría el precedente para el personaje de SUPERWOMAN en las páginas de Action Comics #60 (mayo de 1943). Durante un onírico relato en el que Lois adquiere los poderes de Superman luego que éste improvisara una transformación de su  sangre para salvar la vida de la intrépida periodista, quien no tardo en vestir un pintoresco uniforme para darse a conocer a Metropolis como Superwoman.

A inicios de la década del 50 llegaría la intervención político-cultural vigente bajo la normativa del Comics Code Authority, aquel antaño sello en el margen superior de las publicaciones que garantizaba cuidados contenidos que no atentaran contra la sanidad infantil y la moral del estilo de vida americano. Este periodo de censura tendría un impacto demoledor respecto de la igualitaria representación de las mujeres en el campo de la ficción y los cómics.

La intervención del comité no recomendaba la introducción de la mujer en los relatos: “Las mujeres, no podrían entonces llevar la trama y el protagónico, sino que debían ser parte estructura de la trama, su intervención estaba acotada al lugar de roles  secundarios y sin la exageración de sus atributos femeninos “.

Durante los cincuenta, personajes femeninos y “civiles” como Lois Lane, Vicky Vale o Carol Ferris, cumplirían funciones a modo de damiselas en peligro quienes aguardaban la instancia de rescate por parte del superhéroe protagonista.  La coyuntura sociopolítica pretendía aplacar el brío de mujeres de acción como Lois Lane  siempre en busca de la siguiente primicia. Había muchos interesados en que la temperamental periodista no tuviese otra meta que convertirse en la señora de Superman.

En 1958 durante el albor de la Silver Age de los comics,  Julius Schwartz  el editor e impulsor de la renovación del panorama de Superhéroes de DC Comics,  halló el modo en que las aventuras de  Superman  cumpliesen las leyes del Comic Code al pie de la letra. En tanto se le otorgo una publicación protagónica  a  Lois Lane  bajo el suspicaz título de Superman’s Girlfriend, Lois Lane, una ocurrente mixtura de aventuras, ciencia loca y tramas románticas que no solo cautivo la atención del público femenino, sino que muchos varones entusiastas del comic descubrieron un imaginario de alto vuelo en los relatos dedicados a Lois Lane.

Superman’s Girlfriend, Lois Lane se editó desde 1958 a 1974, los relatos ocasionalmente abordan la “chispa” entre Lois y Bruce Wayne/Batman, desde simples insinuaciones, hasta alguna “historia imaginaria” (Superman’s Girlfriend, Lois Lane #89, 1969) que seguía los preparativos de la boda entre el popular multimillonario y la temeraria periodista del Daily Planet. Recordemos que esta historia tuvo su adaptación animada en los episodios titulados: World Finest´s de Superman: The Animated Series (1997).

La osadía de  Lois Lane la llevaba a cubrir confrontas sociales a fines de  la década del 60, hasta incluso oficiar como corresponsal de guerra en algún alzamiento militar al otro lado del mundo. Lois siempre mostró sus recursos para salir de apuros e incluso las viñetas atestiguan su templanza para emprender aventuras junto a otros miembros de la Liga de la Justicia.

En 1974  cuando el título Superman’s Girlfriend, Lois Lane  fue cancelado, la impronta irreverente de la publicación perduró en nuevos títulos como: The Superman Family y Superman’s Pal Jimmy Olsen al que años más tarde la participación del  genial Jack Kirby le otorgaría la categoría de comic de culto.

En 1986, ya en las últimas instancias de la era PRE-CRISIS en Tierras Infinitas se  editó la miniserie Lois Lane: When It Rains, God Is Crying de Mindy Newell y el sensacional arte de Gray Morrow. Una obra que bien podría pedir espacio entre Watchmen, Swamp Thing y The Dark Knight.

Dicha miniserie de dos en entregas, alude a un relato de suspenso, un verdadero policial procedimental envuelto  de una densa atmosfera. En su vertiginosa profesión y como periodista estrella del Daily Planet, Lois Lane se mantiene al acecho de algún indicio de tramas conspirativas que develen alguna trama rutilante, mientras que por lo bajo se suceden casos aparentemente aislados referidos a niños desaparecidos. Sera el oficio y el olfato de la periodista que encuentre un patrón común que cambie la caratula de las desapariciones por secuestros… Algo que se pasó por debajo de las narices de Perry White y el mismísimo Clark Kent. A medida que avanza la trama se desata una oscuridad sin precedentes en  Lois, mientras intenta obtener no solo información, sino el paradero de niños desaparecidos.

En el albor de la era POS-CRISIS en Tierras Infinitas, John Byrne toma las riendas para actualizar el universo de los títulos de Superman para los vertiginosos años ochenta, una década donde el comic abrazo la madurez de sus contenidos. Byrne presentó una versión de Lois Lane independiente, empática, enérgica, que a su vez potenciaba sus recurrentes y osadas  características que la definieron desde 1938.

A inicios de la década del noventa Dan Jurgens, Roger Stern y  Louise Simonson, aportarían con Lois Lane y Martha Kent la perspectiva humana y sentimental de la demoledora saga La muerte de Superman (1992). En aquellas viñetas Lois no abandonaría el campo de batalla en que se convierte la ciudad de metrópolis a instancias de la contienda entre Doomsday y Superman. La trágica postal de Lois estallando en llanto  ante la muerte del más emblemático de los superhéroes se grabaría a fuego en el imaginario popular de numerosas generaciones de entusiastas.

Más tarde Superman retornaría a la vida, pero luego de los eventos del crossover Final Night, nuestro héroe pasaría un tiempo sin sus poderes. Instancia en que Lois & Clark no dudarían en sellar su eterno compromiso con Superman: The Wedding Album (1996). La propuesta se concretaría mientras Lois estaba investigando una red de traficantes de drogas, desobedeciendo las directivas de un Clark Kent entonces editor interino del Daily Planet.

En 2011 Lois y Superman serían apartados de la tan temida continuidad, perdidos en algún sector fuera del Multiverso, cuando Barry Allen trastocara las líneas temporales creando la disonancia conocida como Flashpoint y la posterior continuidad de New52. En dicho limbo temporal Lois Lane se convertirá en madre. Jon Kent había nacido, la unión de la especie humana y Kryptoniana es un hecho.

Mientras tanto en el devenir de la continuidad de New52, las versiones de Lois y Clark jamás habían contraído matrimonio, siendo  simplemente amigos y colegas. En 2016 Wally West/The Flash III y Doctor Manhattan (?) Habrían de enmendar muchos de los desbarajustes temporales ocasionados por Barry Allen/The Flash.

Lois, Clark y su hijo Jon Kent fueron re-insertados en una nueva continuidad como inmigrantes y refugiados en un mundo tan familiar como ajeno. Recientemente las esencias de Clark y Lois del mundo POS-CRISIS se fusionaron con sus contrapartidas de New 52, las cuales resultaban una parte por el todo. Unificándose una sólida continuidad para la familia más emblemática de DC Comics.

La fuerte personalidad de Lois Lane en las viñetas y páginas de DC Comics trascendieron su formato inicial ofreciendo destacadas interpretaciones como la de Rolly Bester en The Superman Radio Show (1940).

En el ámbito televisivo destacaron Teri Hatcher como una de las más osadas y sensuales versiones del personaje durante las cuatro temporadas de Superman: The Adventures of Lois & Clark (1993).  Más tarde, Erica Durance cautivó al público desde su participación en algunas de las diez temporadas de la serie Smallville de The CW, como un fiel reflejo de la audacia y belleza del personaje.

En tanto en el mundo del cine Margot Kidder parecía calcada de las viñetas en su rutilante presentación en la saga del Superman (1978-1987)  de Richard Donner. Recientemente en el inicio del universo cinematográfico de Warner/DC Comics, la siempre genial Amy Adams hace su primera intervención al frente del personaje durante Man of Steel (2013) y más tarde en Batman v Superman: El Origen de Justicia (2016), otorgando matices, transparencia y carácter a una de las mujeres más reconocibles en el mundo de los superhéroes.

Por Javier Califano

Y además!

Nuevo adelanto de Star Wars: The Last Jedi

Al fin llegó la fecha del tan esperado trailer de Star Wars: Los últimos Jedi. ...