[Review] Silencio

Por Mariano Patrucco - 16 marzo, 2017

El gran Martin Scorsese dirige este emotivo drama ambientado en el Japón feudal. 

Silencio (Silence, 2016) es un proyecto que obsesiona a Martin Scorsese desde hace décadas. El director leyó la novela homónima de Shusaku Endo en 1988 (mismo año en el que estrenó La última Tentación de Cristo) y se hizo con los derechos para la adaptación cinematográfica. El film fue escrito y re escrito muchas veces durante los 26 años que el proyecto estuvo a la espera. El director afirmaba en entrevistas que la razón de las demoras y postergaciones en la realización del film se debían a que él “no se sentía listo” para embarcarse en un proyecto de semejante envergadura, pero que su pasión no había disminuido y que eventualmente Silence se rodaría.

En 2009 la producción parecía encaminarse, ya se buscaban locaciones para filmar en Japón y sonaban los nombres de Daniel Day-Lewis, Gael García Bernal y Benicio del Toro como protagonistas pero por razones desconocidas el proyecto cayó en el temido development hell y no prosperó. Finalmente, en 2014 el sueño de Scorsese comenzó a concretarse cuando la producción del film comenzó. Debido al acotado presupuesto la película se filmó en Taiwan y la mayoría de los actores y productores cobraron un salario mínimo.

La película está ambientada en el Siglo XVII. El sacerdote jesuita Alessandro Valignano (Ciarán Hinds) recibe noticias de que el Padre Ferreira (Liam Neeson), único misionero jesuita que aún sigue esparciendo la fe cristiana en Japón, ha renunciado públicamente a su fe después de ser torturado. Sus pupilos Sebastião Rodrigues (Andrew Garfield) y Francisco Garupe (Adam Driver) creen que los rumores son calumnias y viajan hasta el país asiático con la ayuda de Kichijiro (Yosuke Kubozuka) para continuar con la tarea de su maestro y con la esperanza de encontrar a Ferreira con vida. En Japón los espera un panorama desolador: poblaciones enteras de cristianos que deben vivir ocultando su fe para no ser perseguidos y torturados, un inquisidor (Issei Ogata) que comanda un pequeño ejército dedicado a recorrer aldeas y pueblos cazando cristianos y la certeza de que su fe, la creencia a la que le han dedicado toda su vida, no tiene lugar en Japón.

Silencio es una película difícil de ver. Incómoda por momentos. No solo por el tormento que viven los personajes y los dilemas morales que trae implícita la historia, sino por su pulso narrativo. En su esfuerzo por establecer y reforzar temas, el film se vuelve lento y por momentos tedioso. Siempre presente está la pregunta sobre el verdadero significado de la religión y la búsqueda de Dios, sobre si vale la pena dar la vida (propia o ajena) por las creencias, y hasta que punto la religión se trata solo de símbolos, escrituras e imágenes, pero verdaderamente lo que importa es aquello que uno lleva en su corazón. La película también juega con su título, el silencio se encuentra presente a lo largo del film en forma de pueblos cristianos japoneses que deben profesar su religión en secreto, el silencio que corroe por dentro a los sacerdotes cuando cuestionan su fe y el más devastador de todos: el silencio de Dios.

La cinematografía en Silencio es de una belleza impactante (gran labor de Rodrigo Prieto, quién también trabajó con Scorsese en El Lobo de Wall Street) que sabe jugar con el contraste entre la belleza natural de los paisajes taiwaneses y las brutalidades que el hombre comete en dicho marco. La paleta de colores va cambiando a medida que los protagonistas se sumergen en el Japón, comienza con fríos y neblinosos azules hasta volverse dorada y cálida, similar a las pinturas niponas del período Edo. El trabajo de cámara es excelente, con elaborados planos donde Scorsese vuelca toda su experiencia para que las imágenes cuenten la historia.

Silencio es un gran film muy bien logrado desde la estética y la técnica con una enorme interpretación de Andrew Garfield, que demuestra una gran gama de emociones al meterse en la piel de Rodrigues. El sueño de Scorsese finalmente se materializó en la forma de una potente película que por momentos peca de ser excesivamente reflexiva.

 

Título original: Silence 

Año: 2016

Duración: 161 minutos

Dirección: Martin Scorsese

Guion: Jay Cocks, Martin Scorsese (basado en la novela de Shuzaku Endo)

Elenco: Andrew Garfield, Adam Diver, Liam Neeson, Issei Ogata, Tadanobu Asano, Yosuke Kubozuka, Ciarán Hinds.

El gran Martin Scorsese dirige este emotivo drama ambientado en el Japón feudal.  Silencio (Silence, 2016) es un proyecto que obsesiona a Martin Scorsese desde hace décadas. El director leyó la novela homónima de Shusaku Endo en 1988 (mismo año en el que estrenó La última Tentación de Cristo) y…

PUNTAJE: 8.5

DIRECCIÓN
HISTORIA
ACTUACIONES

85/100

Pese a su irregular narrativa que por momentos se hace pesada y lenta, Silencio es una gran película. Desgarradora, visceral, profunda y reflexiva con enormes actuaciones, una cinematografía exquisita y un director que maneja la cámara con precisión quirúrgica.

MUY BUENA
User Rating: Be the first one !
85

Por Mariano Patrucco

Y además!

[Review] Kong: La Isla Calavera

El mítico gorila gigante vuelve a los cines más grande, fuerte y furioso que nunca.