[Análisis] Mass Effect Andrómeda

Por Sebastian Cigarreta - 11 abril, 2017

Tras cinco años en desarrollo y una comunidad de fanáticos que lo esperaba con un nivel de expectativa violento, Mass Effect Andromeda se lanzó y desató la controversia a través los foros oficiales y las redes sociales. ¿Estará a la altura de la trilogía original?

Mass Effect fue una de las franquicias que definió la séptima generación de consolas. La ópera espacial por excelencia, al menos en el universo del gaming, hizo realidad los sueños de muchos fanáticos de diferentes géneros y los nucleó, con mayor o menor éxito, a lo largo de tres aventuras interconectadas. El cierre de la aventura fue polémico, al punto que Bioware tuvo que modificarlo y crear un desenlace alternativo para conformar a los fanáticos disconformes. Dentro de este contexto es que sale Andromeda, un nuevo comienzo para la saga, lejos de las aventuras del comandante Shepard, tanto física como temporalmente, y en ese sentido cumple al pie de la letra en distanciarse, transformándose en un arma de doble filo para el público casual y principalmente para los fanáticos.

La iniciativa Andrómeda nace en algún punto de la primer entrega de la saga y se ejecuta entre Mass Effect 1 y 2. Con la intención de expandir sus propios horizontes, cada una de las especies inteligentes que pueblan la Vía Láctea envían un Arca con más de veinte mil personas, cuidadosamente seleccionadas para cumplir un rol específico en una nueva civilización. Se seleccionó un planeta ideal para cada especie, de acuerdo con sus condiciones y necesidades, y junto con la estación Nexus se dispusieron en sueño criogénico a viajar 600 años a la velocidad de la luz para llegar al Helios Cluster de la galaxia Andrómeda. Esta distancia temporal hace que ninguno de nuestros héroes sepa demasiado sobre los acontecimientos de la saga original, claro que saben quien es Shepard pero nada de lo más importante ni el desenlace final.


Algo sale mal, nuestro personaje es despertado de su sueño criogénico para asistir a su padre, el Pathfinder del arca humana, en la exploración del planeta previamente seleccionado. Pero nada resulta como estaba planeado, en los seiscientos años transcurridos una especie beligerante llamada Kett se encargó de cambiar las reglas del juego y transformarán la misión de exploración en un campo de batalla. Tras esa misión que sienta las bases para la historia iremos a la estación Nexus, que debería haber estado coordinando la actividad de cada arca. Sin embargo la encontramos casi en ruinas, no hubo contacto con el resto de las arcas y una insurrección dejó diezmada la estación. Esta el la premisa de entrada de Mass Effect Andrómeda, y el hilo argumental que atravesará todo el juego: conocer el destino de las arcas, explorar y encontrar nuevos planetas viables para establecernos en Helios Cluster, y finalmente asistir a la especie nativa en su guerra eterna contra los Kett.

El argumento de esta nueva entrega cumple y es interesante, de hecho es uno de los motivos principales por los que vamos a seguir jugándolo hasta el final, pero se desarrolla lento gracias al primer planeta Eos, que no solo es gigante sino que es un gran desierto despoblado. Al aterrizar The Tempest, nuestra nueva nave, en el planeta nos llenaremos de misiones secundarias y si nos dejamos llevar pasaremos casi 7 horas yendo y viniendo. Esto puede resultar contraproducente para aquellos jugadores más impacientes y posiblemente llegue a aburrirlos pero, a partir del segundo planeta en adelante y hasta el último momento, Mass Effect Andrómeda mejora a paso constante tanto en lo argumental como en el combate. Si dejamos las misiones secundarias para más adelante y avanzamos conoceremos a la especie originaria de la galaxia y comenzará la verdadera trama del juego, ese es un paso vital para disfrutar de la aventura y es recomendado darlo lo antes posible.


Lejos quedará aquel personaje todopoderoso que se balanceaba entre los extremos de ser un bonachón o un canchero insoportable. Pathfinder Ryder es joven y un poco más fresco que Shepard, también está aprendiendo los gajes del oficio y su camino no estará exento de traspiés y errores. Para Ryder, al igual que para el jugador, todo es nuevo y acrecenta la sensación de estar explorando una nueva galaxia. La inclusión de un scanner también ayuda a la inmersión y funciona como una suerte de visión de detective, algo que está muy de moda desde el lanzamiento de Arkham Asylum, pero que a la vez se siente parte vital de la experiencia en Andrómeda. Esta herramienta nos hace detenernos a explorar, en parte para cumplir ciertas misiones, y por otro lado para juntar puntos de investigación y crear nuevo equipamiento.

Durante las primeras horas, todo el sistema de creación de armaduras, armas e ítems parecerá confuso y un poco frustrante debido a la escasez de recursos. Es un apartado sencillo en realidad, pero está pensado para ser utilizado recién a partir del segundo planeta y cuando hayamos comenzado a completar las misiones online por tiempo. Estas se pueden completar enviando a un equipo de la IA, que mejorará su porcentaje de éxito a medida que sube de nivel, o participando nosotros mismos junto a otros jugadores en una misión multijugador online. Las recompensas serán una gran fuente de ingresos, tanto en créditos como en materiales para forjar, y se transformarán en una buena costumbre antes de aterrizar en una zona de combate.

Un aspecto que se vió realmente beneficiado en esta entrega fue el combate. Lejos de ser la mezcla de RPG y acción que propuso Bioware en su momento, hoy Mass Effect Andrómeda se enfoca en la acción, y si bien no llega a ofrecer un combate tan pulido como un shooter, sin duda logra plasmarlo mejor que cualquiera de las iteraciones anteriores. El salto con jetpack es responsable de aportarle verticalidad y agilidad a la exploración y al combate. Se puede disparar desde el aire, aterrizar sobre un enemigo con un gran golpe cuerpo a cuerpo y escapar de situaciones peligrosas con una combinación de salto y esquive veloz. Otra gran mejora se da a la hora de mejorar a nuestro personaje, los árboles de habilidades mantienen el formato visto en Mass Effect 3, pero esta vez no estaremos limitados a una clase en particular. Podemos mezclar habilidades de combate, con techs y bióticas, hasta tres con acceso directo lamentablemente, y según la cantidad de puntos que hayamos invertido en cada una de las tres ramas principales se irán desbloqueando los clásicos trabajos de la franquicia. A su vez irán subiendo de nivel de la misma forma y, para garantizar la tranquilidad de los más obsesivos, los puntos de skill se pueden resetear y repartir todas las veces necesarias por una módica suma de créditos.


Las relaciones con nuestros compañeros de equipo, en este título expandido a una gran cantidad de NPCs también, resulta vital a la hora de construir nuestra propia historia. Bioware se molestó en darle un trasfondo y motivaciones a muchos personajes con los que, en varias ocasiones, no representarán más que un contexto para la aventura. Sin embargo son estos detalles los que nos hacen sentir dentro de un lugar vivo, principalmente en Aya, Nexus y en los principales asentamientos originarios. Nuestros compañeros son complejos y sus diálogos están bien escritos, cada uno tiene sus razones y trasfondo, y actúan en consecuencia. Si prestamos atención a los mails y a la información disponible vamos a llegar a conocer a fondo a cada uno, y si llegamos a generar un vínculo profundo nos darán misiones especiales que a su vez desbloquearán el último nodo de sus habilidades especiales. El romance también estará a la orden del día, esta vez con más opciones que nunca, y gracias al nuevo sistema de diálogo que abandona tanto los horribles comandos azules y rojos para denotar actitudes como aquella nefasta “barrita de afecto”, todo se dará de manera mucho más natural.

Pero no todo es color de rosa en Mass Effect Andrómeda. El polémico lanzamiento, y en especial para aquellos que tuvimos el acceso anticipado a través de EA Access, trajo consigo una serie de videos donde se mostraba una serie de glitches y animaciones faciales extrañas. Además el creador de personajes es extremadamente limitado, marcando una diferencia atroz entre los modelos por defecto y los que los jugadores pueden crear. Estas limitaciones también afectaron a los personajes secundarios o terciarios, cuyo diseño peca cuanto menos de austero, principalmente en los ojos y la piel. Bioware tomó cartas en el asunto y el jueves pasado actualizó el juego con un parche que, además de solucionar un buen puñado de glitches, mejoró el aspecto de todos los personajes humanos y humanoides en general, y los cambios son realmente notorios.

Comparativas entre versiones de PlayStation 4 y Xbox One

Respecto a nuestra experiencia de juego, en más de 90 horas de juego combinadas entre las versiones de PlayStation 4 y Xbox One, nos hemos encontrado más que un puñado de errores y ninguno realmente grave como para afectar la experiencia en general. En Xbox One nos encontramos con que, si salimos al menú home y abrimos otra aplicación y volvemos a jugar, el título no reconoce el pad, algo que se soluciona apagando y encendiendo el control directamente. La versión de PlayStation 4 en cambio no nos trajo mayores problemas y de hecho carga la partida significativamente más rápido.

Si bien la plataforma que logra los mejores resultados en cuanto al apartado técnico siempre es la PC, también es un poco injusto porque es un sistema abierto y no funciona igual para todos los usuarios debido a la infinita combinación posible de componentes. Pero si nos enfocamos en las dos consolas que marcan el ritmo de esta generación hay diferencias tangibles en cuanto a Mass Effect Andrómeda. La principal diferencia sigue siendo la resolución, los 900p de Xbox One contra los 1080p de PlayStation 4 se notan y mucho, pero solo si se ven ambas versiones corriendo a la vez. A la consola de Microsoft le cuesta un poco más mantener una tasa de cuadros constantes y si jugamos en sesiones prolongadas de más de 6 o 7 horas encontramos breves frenadas absolutas de casi un segundo. Ese tema en particular, aunque no muy frecuente, se soluciona reiniciando el juego pero si nos sorprende en medio de una misión de historia nos arruinará un poco la tarde, ya que estas no cuentan con la posibilidad de salvar durante su desarrollo. Otro problema que encontramos, esta vez en ambas versiones, son las texturas que tardan en cargar. En PS4 se nota en algunas caras, principalmente en las texturas de la piel, pero en la consola de Microsoft afecta el suelo y la vegetacion de algunos planetas mientras aceleramos con el Nomad y, si bien no afecta a la jugabilidad, hace un poco de ruido que una consola capaz de correr perfectamente títulos como Forza Horizon 3, Halo 5 o Gears of War 4 muestre este tipo de falencias.

En conclusión, la comparativa la gana la versión de PlayStation 4. Con una tasa de cuadros por segundo más constante que genera una experiencia más fluida. La resolución es mayor y sumado a la menor presencia de errores en texturas termina ofreciendo una aventura más vistosa y agradable. Sin embargo la versión de Xbox One sigue recreando perfectamente los paisajes hermosos y, sinceramente, es tan jugable y divertida como la de PS4.


Completar la aventura principal nos llevará unas 70 horas, y el modo multijugador puede extender la duración ad infinitum. En este sentido Mass Effect Andrómeda cumple una vez más y, si bien no aporta demasiada innovación a la hora de jugar en línea, es un buen acierto haber involucrado este apartado con la campaña y que coexistan armoniosamente. El resto del tiempo, quizás la mayoría, la pasaremos explorando planetas hermosos y sobreviviendo a sus peligros. Planetas selváticos con lluvias torrenciales darán paso a gélidos parajes donde las temperaturas bajo cero harán que juguemos con la constante sensación de supervivencia. Pero también los desiertos, las tundras y los páramos con piletones sulfúricos tendrán su belleza y, junto con la flora y fauna salvaje lograrán despertar nuestro espíritu aventurero. El combate se siente actualizado y, aunque la cobertura automática demanda tiempo hasta volverse un reflejo, al final termina siendo superior al de la trilogía original. El cambio de ritmo tanto en el argumento como en la pérdida del héroe legendario puede provocar un rechazo hacia Ryder, pero es un efecto secundario de haber jugado a las anteriores entregas de la saga. Un jugador nuevo debería poder enamorarse fácilmente de Mass Effect Andrómeda, de su exploración, su abanico de relaciones y su sistema de combate sencillo y gratificante. Las dos nuevas especies que viven en conflicto están a la altura de las anteriores y, si bien no lo aparentan al comienzo, están unidas por una trama interesante que al concluír nos dejará con la sensación de estar ante un comienzo prometedor para esta nueva rama de la franquicia.

Mass Effect Andrómeda fue revisado utilizando un código provisto por EA y Bioware.

Tras cinco años en desarrollo y una comunidad de fanáticos que lo esperaba con un nivel de expectativa violento, Mass Effect Andromeda se lanzó y desató la controversia a través los foros oficiales y las redes sociales. ¿Estará a la altura de la trilogía original? Mass Effect fue una de…

PUNTAJE: 8/10

MASS EFFECT ANDROMEDA

80/100

Mass Effect Andrómeda logra la difícil tarea de iniciar un nuevo capítulo dentro de una saga pilar en la industria del gaming. No lo hace sin polémicas decisiones ni complaciendo a todo el mundo, sino ofreciendo una experiencia de exploración con una línea argumental diferente. En lo personal resultó tan divertida como la saga original, pero sin el peso del universo sobre nuestros hombros.

MUY BUENO
User Rating: 3.75 ( 1 votes)
80

Por Sebastian Cigarreta

Sebastian Cigarreta
Soy periodista, gamer obsesivo y apasionado de los juegos de 8 y 16 bits. Redactor en El Lado G y columnista exclusivo de GamePod. Estudié periodismo general en TEA y DeporTEA y soy Amante de Street Fighter y Rockman desde hace mas de 25 años. Me gustan todos los géneros pero por lo general siempre tengo un buen RPG, un platformer o un FPS a mano para liberar tensiones.

Y además!

Nuevo adelanto de Star Wars Battlefront II

Este esperado videojuego ya tiene fecha de lanzamiento, el 17 de noviembre de 2017 y ...