[Análisis] Thimbleweed Park

Por Sebastian Cigarreta - 20 abril, 2017

La nueva aventura gráfica de Ron Gilbert está entre nosotros. Luego de un exitoso Kickstarter y una cálida acogida de la prensa llega la hora de preguntarnos: ¿Está a la altura de los mejores trabajos del autor o es uno más del montón?

Thimbleweed Park es el nombre del pueblo donde se desarrolla la nueva aventura gráfica de dos titanes de la industria y del género, Ron Gilbert (Monkey Island) y Gary Winnick (Maniac Mansion). También es el nombre de este nuevo título que, tras una arrasadora campaña de financiación a través del método crowdfunding, prometió llevar el género a las glorias del pasado, ¿cómo se propuso esta dupla, casi un dream team del desarrollo de aventuras gráficas, lograr este objetivo cuasi utópico? Sencillo, la idea era enmarcar la experiencia en un motor de pixel art que lleve al jugador a los noventas, con el regreso del clásico menú de verbos y sus combinaciones, la barra inferior con los ítems siempre visible y la implementación de las fuentes y recursos gráficos que se usaban hace 30 años.

Dicen que del dicho al hecho hay un largo trecho, y es aún más cierto en cuanto a las promesas de los desarrolladores a la hora de promover un proyecto en Kickstarter. Las buenas intenciones son indudables, nadie se embarca en un raid creativo con intenciones de rozar la mediocridad y publicar un juego aburrido. Sin embargo, la lista de fracasos y promesas incumplidas están a la orden del día, no importa de quién vengan ni el presupuesto con el que cuentan. Thimbleweed Park es la excepción que confirma esa regla y lo demuestra desde los primeros instantes de juego. La elección del motor por parte del equipo de desarrollo les aseguró el más amplio espectro de jugadores, la aventura corre en cualquier tablet o plataforma anticuada que se nos pueda ocurrir, y siempre con resultados óptimos tanto en rendimiento como generando la sensación de que estamos ante una 486 de leyenda. En el caso de consolas, el título tiene una exclusividad con Xbox One y es parte del plan Play Anywhere, por lo que viene con un código para jugarlo en Windows 10.

A la hora de jugar, Thimbleweed Park nos propone utilizar una mezcla de las fórmulas clásicas que caracterizaron a los mejores trabajos de la dupla. A través de una interfaz sencilla y clara vamos a recorrer el pueblo, explorando sus alrededores y deshilvanando una historia increíble que comienza, como todo buen thriller noventoso, con un asesinato por resolver. Dos agentes del FBI estarán a cargo de introducirnos en la aventura, pero de a poco se irán presentando el resto de los personajes a través de flashbacks y relatos ilustrados por diálogos exquisitamente escritos, actuados y absolutamente hilarantes. Sin ahondar en el argumento, porque los spoilers son el peor enemigo del género, los desafiamos a que superen la primera sección de Ransome el Payaso sin desatar una carcajada violenta. El argumento es exquisito y no hay forma de explicar con ejemplos el trabajo increíble que lograron Ron Gilbert y Gary Winnick, pero basta con afirmar con absoluta certeza que es la mejor aventura gráfica de estos dos genios creativos.

Las mecánicas familiares se unen a la perfección con el motor gráfico y las líneas de diálogo que varían entre chistes y guiños a otras obras del género, pero también hacen referencia a la cultura popular de los noventas. Los X-Files y Twin Peaks serán los más evidentes, pero hay guiños ocultos en todos lados, también entre los ítems que deberemos recoger y luego utilizar para avanzar en la aventura. Esta vez, subsanando uno de los peores rasgos del género, los puzzles abandonaron el carácter críptico para amigarse con la lógica. Ya no será necesario tirarse desde un cañón de circo para volver al pueblo, tampoco lidiar con una heladera y un perro rabioso en un desarmadero de autos; esta vez la solución estará a la vuelta de la esquina y será aún más evidente para los jugadores más observadores. Esto hace que el desarrollo de la narrativa fluya y sea mucho más disfrutable. Pocas serán las ocasiones en las que nos encontraremos trabados, las hay y es innegable, pero serán mucho más frecuentes las situaciones de risa y disfrute a lo largo de las casi 20 horas que dura el juego.


Thimbleweed Park no es perfecto, pero está tan cerca que ni siquiera valdría la pena ahondar en algunos detalles. Sin embargo el inventario infinito y la cantidad de chistes que se manifiestan como ítems innecesarios a veces termina por generar listados eternos de cosas que nunca se utilizan y molestan a la hora de navegar entre los mismos. El resto son cuestiones de gusto, quizás no es un título atractivo para aquellos jugadores que no hayan vivido la época dorada de las aventuras gráficas y solo se guíen por la aproximación moderna de Telltale Games, pero el nuevo trabajo de Ron Gilbert y Gary Winnick está a la altura de los mejores de la historia y se siente como el camino correcto para reencauzar el género.

Thimbleweed Park fue revisado en Steam a través de un código provisto por Terrible Toybox

La nueva aventura gráfica de Ron Gilbert está entre nosotros. Luego de un exitoso Kickstarter y una cálida acogida de la prensa llega la hora de preguntarnos: ¿Está a la altura de los mejores trabajos del autor o es uno más del montón? Thimbleweed Park es el nombre del pueblo…

PUNTAJE: 9.5/10

Thimbleweed Park

95/100

Thimbleweed Park se une a la realeza de las aventuras gráficas con una historia brillante, poblada de personajes memorables y un guión a la altura de los mejores juegos de la historia. Absolutamente imperdible e imprescindible.

INdispensable
User Rating: Be the first one !
95

Por Sebastian Cigarreta

Sebastian Cigarreta
Soy periodista, gamer obsesivo y apasionado de los juegos de 8 y 16 bits. Redactor en El Lado G y columnista exclusivo de GamePod. Estudié periodismo general en TEA y DeporTEA y soy Amante de Street Fighter y Rockman desde hace mas de 25 años. Me gustan todos los géneros pero por lo general siempre tengo un buen RPG, un platformer o un FPS a mano para liberar tensiones.