[Análisis] Yooka-Laylee

Por Lucas Herrera - 11 abril, 2017

Los años 90 fueron cuna de los grandes plataformeros que, aun hoy día, son reverenciados como grandes exponentes e iconos de los videojuegos. Muchos de esos títulos venían de la mano del talentoso estudio RARE, hoy en manos de Microsoft y lejos de su esplendor. Playtronic nace de las cenizas del estudio y nos trae Yooka-Laylee.

Yooka-Laylee es sin lugar a dudas, una oda a los años 90, a Nintendo 64 y, sobre todo, a los plataformeros que marcaron la infancia de toda una generación. Y fueron los veteranos de Playtronic, ex-RARE, quienes nos entregan este recordatorio desde el pasado. Pero así como trae a la memoria, tanto física como sentimental, esos momentos de superación y alegría también cuenta con sus vicios y falencias.

Yooka-Laylee fue financiado a través de Kickstarter, logrando su meta en poco tiempo y eso se nota en algunas cuestiones. El principal punto en contra que le encontramos al título es su limitación técnica. Paredes invisibles, fondos que tardan en cargar, la cámara que se vuelve loca en escenarios cerrados. Estas cuestiones, que al día de la fecha se consideran problemáticas superadas en los plataformeros actuales, hacen acto de presencia y enturbian una experiencia sensacional en el resto de aspectos.

Tanto Yooka (el camaleón) como Laylee (la murciélago) hacen honor, y superan, al dúo clásico de Banjo-Kazzoie. Las charlas entre ellos y los personajes secundarios, la dinámica de grupo y el carisma innato que presentan los personajes es simplemente brillante. Sea consiguiendo una Pagie, una Pluma, peleando contra los enemigos de escenarios y los jefes finales tan bien diseñados, o sorteando las diferentes plataformas para llegar al próximo punto del escenario, Yooka-Laylee cumple con todo lo que un plataformero debe ser y, aunque no aporta nuevos conceptos de gameplay, es un producto tan redondo como satisfactorio.

El mapeado de los mundos, en el título representado por cinco libros que pueden ser ampliados con Pagies, es sencillamente excelente. Son enormes, llenos de atajos e interconectados entre sí. consiguiendo que cada habilidad nueva nos invite a re-explorar para lograr el 100%. Cada uno cuenta con sus peculiaridades y desafíos a superar pero algunos sectores dentro de los mismos terminan, en la comparación con el mundo completo, siendo demasiado simples y poco ingeniosos. Un ejemplo de esto se nos presenta cuando debemos activar una plataforma para, literalmente, ir caminando hasta una Pagie.

Los personajes secundarios son escasos pero con un diseño y personalidad arrolladora. Nos encontraremos con Trowzer la serpiente vendedora de habilidades y su celular siempre sonando, con los antagonistas Capital B y el Dr Quack, con Rextro y sus melancólicas épocas representadas en arcades, la Dra Puzz junto con su máquina que transforma al dúo en diversos objetos o híbridos, a Kartos el “dios” del oro y la lista continúa. Algunos nos darán tónicos especiales para mejorar habilidades, otros solo misiones dentro de cada mundo, pero ninguno pasará desapercibido gracias a los diálogos cargados de doble sentido y referencias a la generación de 32 bits.

Por último, Yooka-Laylee nos trae un aspecto que es prácticamente inexistente en muchos títulos actuales, un multijugador local para hasta cuatro jugadores. En estos retos, que los hay mejores y peores en cuanto diseño o diversión, podremos competir en la misma sala, codo a codo, como si estuviéramos en los ´90. Y de eso se trata Yooka-Laylee, de volver a esos mundos donde una heladera nos daba un tónico o un pato metido en una caramelera quiere arruinarnos el día. Donde competir codo a codo con el vecino, nuestro primo o  nuestro hermano era suficiente para pasar toda una tarde jugando, divirtiéndonos o afirmando lazos. Un momento en el cual dos personajes tan dispares, como un camaleón y una murciélago en este caso, forman una unión para vencer al malo de turno que les arruinó la mañana de descanso. ¿Qué más se necesitaba para pasar un buen momento? Yooka-Laylee trae eso adaptado a los tiempos modernos.

Los años 90 fueron cuna de los grandes plataformeros que, aun hoy día, son reverenciados como grandes exponentes e iconos de los videojuegos. Muchos de esos títulos venían de la mano del talentoso estudio RARE, hoy en manos de Microsoft y lejos de su esplendor. Playtronic nace de las cenizas del…

PUNTAJE: 8

Yooka-Laylee

80/100

Yooka-Laylee viene a demostrar que no todo es HD, ni 4K, ni un Online Masivo, ni una narrativa con 15 conclusiones diferentes e inclusivas. Playtronic nos entrega un plataformero divertido, variado y espectacular, donde la única meta es pasarlo bien, genial y, si es posible, con amigos.

MUY BUENO
User Rating: Be the first one !
80

Por Lucas Herrera

Y además!

[Análisis] Injustice 2

NetherRealms y WB Games traen la segunda entrega de Injustice, ahora con más contenido y ...