[ELV] Cat People (1942)

Por Martín Pablo - 19 mayo, 2017

Este mes en El lado vintage retrocedemos hasta la década del 40 para presentar a una pionera del terror minimalista: La marca de la pantera, del brillante Jacques Tourneur.

Cat people, o La Marca de la Pantera, como se la conoce en Argentina, responde a la clásica premisa de chico conoce chica, solo que lejos de tratarse de una comedia romántica explora el vínculo entre dos personas enmarcada en un subgénero del terror novedoso para la época y conocido hoy como minimalista.

Ubiquémonos en el tiempo. Durante los años treinta, el cine de Hollywood pobló sus pantallas de momias, vampiros, monstruos, hombres lobo y demás criaturas. La audiencia pedía terror sobrenatural y la hoy histórica productora RKO contrató a Val Lewton para que produjera películas de terror de bajo presupuesto (menos de U$S150.000). Lewton había publicado un cuento llamado The Bagheeta en 1930 y decidió que su primer trabajo sería transformarlo en guión. De a poco, Cat People fue tomando forma y se sumaron al equipo el montajista Mark Robson, Roy Webb en la música y el sobresaliente Nicholas Musuraca en fotografía, pero quien iba a aportar la idea distintiva sería Jacques Tourneur, su director, quien pensaba que “el terror, si quiere ser sensible, ha de ser familiar”. No más monstruos grandilocuentes, entonces. Optemos por el camino del drama doméstico, puertas adentro.

Cat People es la historia de una pareja que se conoce en el zoológico del Central Park. Irena (Simone Simon) es una inmigrante serbia, Oliver (Kent Smith) es norteamericano. Ambos se dedican al diseño pero sus pasados son bien distintos. Mientras Oliver vive una vida “normal”, Irena viene huyendo de su país para dejar atrás la muerte de su padre, el estigma de su madre (tildada de bruja) y sobretodo, para olvidar una leyenda que la aterroriza. Irena tiene en su departamento una escultura muy llamativa del rey Juan, quien expulsó a los mamelucos (satanistas ellos, vale aclara) fuera de Serbia restaurando el orden, aunque se sabe que varios de ellos escaparon a las montañas y todavía subsisten. Dice la historia que algunas de las mujeres descendientes de los mamelucos son peligrosas, pues no pueden besar o abrazar a un nombre sin convertirse en panteras y matarlos en el acto. Por el mismo motivo tampoco pueden sentir celos.

Obsesionada ante tal idea, Irena ha llevado una vida solitaria y silenciosa. Tanto Oliver como el Dr. Judd (Tom Conway), su psiquiatra, desestiman su historia pero ella teme y es este temor el que abre el juego a las múltiples interpretaciones que toda gran película posibilita, ¿es real la existencia de estas mujeres sobrenaturales? ¿Se trata del conflicto de una neurótica frígida y celosa, atormentada por el pasado y perdida en la jungla urbana? ¿Irena le teme a la voracidad de su deseo por los hombres? La siempre peligrosa sexualidad le imprime a Irena el carácter de una femme fatale. A diferencia de las películas de la década del treinta, el monstruo es interno. El temor a la propia animalidad queda registrado en el uso del claroscuro, que apunta a generar atmósferas amenazantes típicas del film noir. La película huele a crimen.

Cat People fue incluida en la lista de la clásica cadena televisión TCM como una de las 50 películas que deberías ver antes de morir. Se filmó en apenas 18 días y un año después, Günther von Fritsch y Robert Wise dirigirían una secuela titulada La Venganza de la Mujer Pantera (The Curse of Cat People). En 1982, Paul Schrader filmaría una remake, con Nastassja Kinski en el papel principal.

A esta tragedia sexual con tintes de horror le debemos el recurso del “bus de Lewton”, muy utilizado en películas de suspenso o terror cuando un personaje viene huyendo de un peligro y se topa sorpresivamente con un elemento ajeno a la persecución. ¿Por qué se lo llama el Lewton bus? Porque en una de las escenas de la película, Alice (Jane Randolph) comienza a correr al sentirse perseguida por Irena y se encuentra repentinamente con un autobús que sale de la nada.

Como un versión en femenino de Dr. Jekyll y Mr. Hyde, Cat People inauguró el género del terror minimalista, como todo clásico, sigue vigente aun hoy.

Por Martín Pablo

Y además!

[ELV] Masters of the Universe (1987)

Mientras aguardamos por su demorada remake, analizamos uno de los fracasos más queribles de la ...