[Review] Star Wars: Los Últimos Jedi

De la mano de Rian Johnson, llega la esperadísima octava entrega de la legendaria saga galáctica. 

Este año Star Wars celebró sus 40 años. 4 décadas desde que el fenómeno de masas más grande en la historia de la cultura pop contemporánea apareció por primera vez y cambió el mundo para siempre. La historia craneada por George Lucas allá por 1977 empezó como una entretenida y muy bien lograda space opera para toda la familia inspirada en Flash Gordon, el género western, los films de Kurosawa y las novelas de caballería, pero creció para convertirse en mucho más que eso.

Hoy en día Star Wars es un fenómeno cultural inmenso conocido en todo el planeta que maravilló las mentes y conquistó los corazones de miles de millones de personas a lo largo de las generaciones. A eso nos referimos cuando hablamos de Star Wars, a un mito multigeneracional. A un relato imperecedero sobre la moralidad, o, en palabras de Gwendoline Christie: “es la historia más antigua. El bien contra el mal, contada de la manera más fascinante”. J.J. Abrams (Star Wars Episode VII: The Force Awakens, 2015) ya demostró que en esta nueva etapa para la saga Star Wars se puede hacer un producto nuevo respetando el legado de la trilogía original y sin caer en los pifies de las precuelas. Gareth Edwards (Rogue One: A Star Wars Story, 2016) comprobó que Star Wars puede prestarse para otro tipo de relatos más alejados del tradicional camino del héroe de la saga episódica.

Este nuevo comienzo de la saga fue más que positivo, pero algunos fans no estuvieron del todo contentos con Episodio VII y sus semejanzas con Episodio IV (“Es como poesía, riman” dijo una vez George Lucas). Todo este peso (la enorme responsabilidad de llevar adelante la saga más importante de la historia del cine y la necesidad de despegarse de lo hecho anteriormente) recayó sobre los hombros de Rian Johnson, un cineasta que realizó dos buenas películas (Brick 2005 y Looper 2012), dirigió algunos excelentes capítulos de Breaking Bad (Fly, Fifty-One y Ozymandias) y poco más.

La expectativa crecía al saber que Disney y la gente de Lucasfilm estaban más que felices con el resultado de Episodio VIII y el trabajo de Johnson. Tanto así que le encomendaron la tarea de llevar adelante una nueva trilogía de películas de Star Wars (la primera será dirigida y guionada por él) cuyo contenido todavía se desconoce. Y después de ver Los Últimos Jedi, parece que no se equivocaron.

La Resistencia, encabezada por la General Leia Organa (Carrie Fisher) vive sus horas más dramáticas. La Primera Orden los supera ampliamente y con cada ataque sus números se reducen cada vez más, mientras que los villanos liderados por el General Hux (Domhnall Gleeson) mantienen su poderío intacto después de la aniquilación de la Nueva República y la destrucción de la base Starkiller. Rey (Daisy Ridley) ha sido enviada al planeta Ahch-To en busca del Maestro Jedi Luke Skywalker (Mark Hamill) para convencerlo de salir del exilio, unirse a la rebelión y entrenarla en los caminos de la Fuerza.

Finn (John Boyega) en sus intentos por contactar a Rey será arrastrado a una misión de suma importancia para la supervivencia de la Resistencia mientras que Poe Dameron (Oscar Isaac) cuestionará a sus líderes por sus métodos a la hora de encarar la guerra. Por otro lado, el Líder Supremo Snoke (Andy Serkis) sigue obsesionado con llevar a Rey al Lado Oscuro y utilizará a su discípulo Kylo Ren (Adam Driver) para lograrlo.

El principal elemento que destaca a Los Últimos Jedi por encima de su predecesora es su riqueza temática. Johnson tenía el difícil trabajo de dejar su marca estilística en un producto de franquicia que normalmente se resiste a todo tipo de manipulación autoral, pero vaya si lo logra. Johnson deja atrás la postura simplista y maniquea de buenos contra malos, lado oscuro vs lado luminoso, que vimos a lo largo de la saga y se atreve a explorar los grises morales y las contradicciones de cada bando.

Esto solo hace hincapié en la mayor fortaleza de la película: su gran componente emotivo. Ver a los protagonistas dudando y temiendo, descubrir que sus luchas no solo son guerras galácticas a gran escala sino también conflictos internos hace que el espectador se identifique y viva la película de una manera especial. Una experiencia de inmersión total en la historia y en los personajes. Es devastador oírlo a Luke (una labor genial de Mark Hamill,  componiendo un héroe abatido y cansado) hablar de los defectos y contradicciones de los Jedi y como desea que la Orden se extinga con él. Y sin embargo… tiene razón.

Y hablando de personajes conflictuados, Kylo Ren se lleva el premio. Sus cicatrices no solo son físicas sino también espirituales, lleva consigo el peso de su linaje (el siempre presente fantasma de Darth Vader), los actos terribles que cometió y aún así siente el llamado de la luz. La contracara es Rey, una joven chatarrera que viene de la nada y en poco tiempo se convirtió en una de las personas más importantes de la galaxia. Su deseo por hacer lo correcto es fuerte, pero su falta de experiencia e instrucciones podrían hacerla caer con facilidad en el Lado Oscuro de la Fuerza.

Otros nuevos personajes aparecen y se ensamblan muy bien dentro de la historia como Rose Tico (Kelly Marie Tran), la ingeniera de mantenimiento que idolatra a los héroes de la Resistencia y terminará convirtiéndose en una; y la Vicealmirante Amilyn Holdo (Laura Dern), una líder política de la Resistencia que tendrá una confrontación con Poe.

En el aspecto estético, la película es muy refinada, jugando con una paleta de colores que utiliza los tonos rojos intensos para resaltar el dramatismo de ciertos momentos. La banda sonora compuesta por el siempre genial John Williams mezcla las clásicas composiciones de la saga con algunas piezas nuevas que subrayan los momentos de mayor acción y emoción.

Desde el guión Johnson sabe cuando descomprimir la épica y el dramatismo con momentos humorísticos muy bien logrados y esparcidos a lo largo de la película. A pesar de su –tal vez– excesiva extensión (¡dos horas y media!), La película se pasa volando y no se siente estirada ni lenta. El ritmo es muy bueno y en ningún momento decae.

Las escenas de acción son electrizantes, con coreografías de pelea excelentes, duelos de sables de luz, persecuciones y las infaltables batallas de naves espaciales que te mantendrán al borde de tu asiento. La película también se toma su tiempo para explorar el pasado de ciertos personajes y ahondar en los misterios de la Fuerza.

Los Últimos Jedi es un excelente film que celebra la magia y la épica de Star Wars y sin dudas logrará deleitar hasta al fan más exigente de la franquicia.

 

Título original: Star Wars: The Last Jedi

Año: 2017

Duración: 152 minutos.

Dirección: Rian Johnson

Guion: Rian Johnson (basada en los personajes creados por George Lucas)

Elenco: Daisy Ridley, Mark Hamill, Carrie Fisher, Oscar Isaac, Adam Driver, John Boyega, Laura Dern, Kelly Marie Tran, Domhnall Gleeson, Gwendoline Christie, Benicio del Toro, Billie Lourd, Andy Serkis, Lupita Nyong’o, Anthony Daniels. 

De la mano de Rian Johnson, llega la esperadísima octava entrega de la legendaria saga galáctica.  Este año Star Wars celebró sus 40 años. 4 décadas desde que el fenómeno de masas más grande en la historia de la cultura pop contemporánea apareció por primera vez y cambió el mundo…

PUNTAJE: 9

DIRECCIÓN
HISTORIA
ACTUACIONES

90/100

Épica, emotiva, profunda, divertida y estilizada. Los Últimos Jedi es la película de Star Wars que rompe el molde y empuja la franquicia más allá de la galaxia conocida en busca de nuevos horizontes respetando el legado y abriendo paso a lo nuevo.

EXCELENTE
User Rating: 4.72 ( 3 votes)
90

Artículos Relacionados

Una noche de amor La nueva comedia de Hernán Guerschuny, con guion de Sebastián Wainraich y colaboración autoral del director, expone la vida de un matrimonio de varios...
Sicario Un "muchas gracias" queda chico para un director que hoy en día es prolífico: Denis Villeneuve. Hace cuatro películas que el canadiense impone un esti...
Lo que nos dejó la Star Wars Celebration Muchas cosas pasaron en los tres días de la Star Wars Celebration que se realizó en Londres y EL LADO G te cuenta lo más importante.Panel Rogue OneLa ...
Silencio El gran Martin Scorsese dirige este emotivo drama ambientado en el Japón feudal.  Silencio (Silence, 2016) es un proyecto que obsesiona a Martin ...
  • Gaston Pereyra

    No coincido.
    Como fan de Star Wars es una gran decepción esta pelicula.
    Tiraron a la basura Ep7, y las cosas siguen igual q antes, la historia no avanzó, nadie progreso, un monton de subtramas innecesarias, personajes inservibles a mas no poder, fallos argumentales terribles y casi todo el tiempo. Y lo peor es que no parece una pelicula de Star Wars. Tiraron a la basura el canon del unirverso que planetearon para esta nueva trilogia, parece mas un capricho que algo pensado.
    El humor es por lejos lo peor de todo.. los primeros 20 minutos es una verguenza, me daba verguenza lo q estaba mirando, humor para nenes que no saben escribir y mal hecho.. y no hubo mejoras..
    En la función en la que estuvo, solo se rieron 2 veces en toda la pelicula y solo un grupito, nadie ni aplaudio, ni grito, ni lloro, ni festejo, ni hizo “ooooh”, terminó la pelicula y fue silencio, como si nada hubiera pasado.. hasta me dio pena..
    Creo que a muchos les gusto porq se alejo mas de la trilogia original (al menos eso intentaba el director), y es la primera vez que ven esto en star wars, y no entiendieron que en realidad paso lo contrario.. todo sigue igual..
    Ojala en un futuro las peliculas de Star Wars sean mas como Rogue One..